Hem > Antología social > Los de ” La Rosa “

Los de ” La Rosa “

september 5th, 2008

En recuerdo a la Célula: JOSÉ ROSA MONTECINOS

“Llevaremos vuestro recuerdo al fondo de nuestras sepulturas. Pero permitidnos que tambien os hablemos de la vida. Camaradas y amigos vivid alegres y altivos, sin doblegarce al dolor o la derrota. (…) el enemigo no puede destruir ideas, derechos, verdades o causas”.
A los anarquistas mejicanos, Julio de 1927
Sacco y Vanzetti.

Ahora, que parece tan de moda hablar y envolverce en “Democracia”, en ese continente perdido en su maremágnum identitario, buscando una señal a la dicotomía entre la involución originária, y, la cultura consuetudinaria inventada por el derecho liberal británico, que ya planteara en su tiempo, uno de los ideólogos de la independencia Americana, Francisco de Miranda. Y traducida hoy en palabras de los personajes de Herodoto: Que el mundo esta equivocado, ellos no!. Todo por alimentar el complejo histórico y la pureza tribal.
Nosotros, seguiremos cumpliendo, rindiendo culto a la memoria y homenajeando el recuerdo de los que estando en primera linea, fuerón los primeros en caer, y logicamente no llegarón a la tribuna, no coronarón la montaña; pero, hicierón la escarpada de las décadas bravas de los 60 – 70. Por esa poderosa razón, es el momento de hacerles justicia humanizandolos, narrando las tertulias que tenían, los libros de leían, los aguardienticos de dos con cara de tres que se bebían, los puritos que humeaban, la militancia tozuda que practicaban, o las dificultades que vencían para armonizar la vida familiar y la vida pública de vocación revolucionaria.
Como los marinos amotinados del kronstadt , que buscaban la certeza antes que la heroicidad, burlando brutalmente a la muerte, por esa sola razón, se merecen la mención indefinible que conocemos como la memoria colectiva de las sociedades.
Por que, los que llegarón a cruzar la meta, los que subierón al estrado, fuerón los otros, los que estaban atras, muy atras, los de bajos vuelos, mediocres y tribiales, como el grupo de los motetistas, o como el soldado raso, que despues del combate alcanza notoriedad y rango, arramplando grados y condecoraciones de los caidos y poniendose el titulo de Mariscal, o como el “hombre topo” de Schopenhauer, cuya tristeza será que las ideas se le congelen.
Es así, que los ex-líderes estudiantiles de la FES cochabambina, desperdigados como meteoritos en el espacio sideral obscuro del septenato bárbaro,y siguiendo la regla leninista, que lo primero que hace un revolucionario es: Organizarce. Se fuerón reciclando en la Célula Política del pasaje Simón López y av. Aroma con el nombre de: José Rosa Montecinos.
En homenaje post-mortem a ese revolucionario de Cala Cala, muerto en las mazmorras banzeristas. Ese héroe anónimo y no por eso menos heroico, que nunca, nunca!, tendrá su nombre en una calle triste de tres manzanas, una plazuela solitaria de dos bancos y un toboroche, una escuelita perdida en el páramo valluno, una confluencia esquinária de beodos bohémios, y, menos en los textos de la historia oficial que redactan mercenarios de la pluma y el papel.
Aunque, eso sí, siempre tendrá la complicidad obseciva y dialéctica de los militantes estudiosos de su memoria, en una célula que haría época reivindicando su nombre, sus ideales y su trayectoria de luchador social hasta su último aliento.
Veamos: José Rosa Montecinos i Calatayud. – Se decía que su padre, gran admirador de la obra literaria valluna de Dn. Nataniel Aguirre, en su remenbranza a la independencia: Juan de la Rosa, le endilgó el Rosa como segundo nombre -.
En todo caso, nuestro personaje fué él típico valluno –pura cepa khochala- alto, rubio (ckosilo), ojos silverados (titi ñahui), campechano, extrovertido y fanático de la lectura, un intelectual autodidacta, sus lecturas de cabecera ademas de los clásicos, erán: Jesus Lara, Carlos Montenegro, Walter Guevara, Carlos Aramayo Salinas entre otros estudiosos de la realidad valluna. Sibarítico y exigente con la cocina criolla, así: El chicharrón tenía que estar en su punto, con un minimo toque de grasa. El lomo montado con dos huevos escalfados, por favor. La sajta de lisa con papa ”runa” de Yuraj Molino. Las chuletas a ser posible de guachita, vuelta y vuelta en la parrilla, destilando sangre. El surubí fresquito pescado en la madrugada, o sea del rio al plato. Buen bebedor de chicha, ya sea esta ”kulli”, amarilla o nylón. Degustador de los vinillos Muyurina, de las vides del ”Tata Ckachillo” de Sipe Sipe. Tasador experto de los gallos de pelea, ni ún gramo más en los gallinos jóvenes, y buen ojo en el afilado de los espolones. Magnifico tirador de la ”Taba” a pedido del honorable, -apuesten fuerte a esta-, y tiraba ”pinino”, -esta otra es para invitar-, y tiraba ”culo”, -esta para tablas- y tiraba ”cara”. A veces en el frontón de pelota vasca de la San Martín, se amarraba su pañuelo rojo en la frente, y no había pelotari que le aguante esos saques esquinados con efecto.
En el amor. ”Un Casanova”, es que censillamente tenía una pinta de galan de cine, al menos cuando se dejaba los mostachos, nadie dudaba que era un cantor de rancheras mejicanas, eso si, ”libre y sin compromiso”, solterón empedernido, hasta el final. Otro de sus amores:”Celeste como tú cielo / Y blanco como el Tunari”, semillero nacional –pura llajta-. El Gran Aurora. Señores, tambien incansable bailador de cueca, hasta sacer aserrín al piso en los ”tabladitos” (herencia andaluza) de los locales de la época, en fín, estirpe ckochala .irrepetible.
Esa temprana vocación le llevó a regodearce con gente de inquietudes literarias, que tenían en comun los libros, las ideas y consecuentemente la libertad. Así, asume la profeción de tipografo o cajista, en las imprentas rudimentarias de la época, que ya emitían mensajes libertarios, ligandose a corrientes de izquierda ilustrada en el ideario republicano de la vieja Europa.
Organiza las famosas Sociedades Mutualistas con otros gremios como los sastres, los libreros de viejo, los locatarios urbanos é intelectuales ligados al PIR (Partido de Izquierda Revolucionario) del gran ideólogo del exordio insurreccional del 52 Dn. José Antonio Arze.
Pero, el hecho capital que decanta definitivamente su accionar politico, es la contienda del Chaco en 1934, de donde vuelve con grado de sub-teniente y condecoración de guerra, así como la firme desición de dotar a la sociedad de un instrumento partidario, de modo que junto a camaradas ex-combatientes y bajo la orientación del joven profesor José Pereyra Claure, fundan el partido comunista filial Cala Cala. En la propiedad de sus mayores, cuando esta campiña era una sabana verde con plantios de maizales, arboles frutales, eucaliptos y álamos, desde las mismas bases del Temporal, pasando por Sarco y Cuatro Esquinas, hasta los predios del Hipódromo, en lo que despues se llamaría la zona norte, el area donde de una ú otra manera, muchos de nosotros tambien heredaríamos los esfuerzos de nuestros abuelos.
Así, en esa vieja casona familiar, repintada de cal, con sus corredores andaluces y sus aleros de teja colonial, donde moraba con sus dos hermanas, que regentaban un expendio de chicha exclusiva elaborada con maiz de la variedad “chuspillo” del Valle Alto, lo vimos por última vez un Domingo de Pentecostés, marcado en el Bristol como el día de San José obrero, para entregarle un pergamino primorosamente laborado en piel de fina cabritilla beige a nombre de la juventud cochala; por su Onomástico.
El Viejo Guerrero, ya esa vez admirado por los cachorros libertarios de las lides estudiantíles, se hemocionó hasta las lágrimas, con ese derroche de modestia, propio de los hombres grandes que dejan su impronta en la historia, más o menos con estas palabras: “Camaradas, por que me premian?. Si todavía no é hecho la revolución?”.
Al influjo de esa reflexión, bastante premonitoria por cierto. La Célula, se nucleó en torno a escaldados militantes, fogueados en prisiones propias y ajenas, supervivientes de experiencias únicas de la Guerra Fria y sus detritus bastardos:Las dictaduras bananeras: “Yes. He is a son of a bitch. But he´s our son of a bitch”. En boca de los expertos del Pentagono, (refiriendose a Tacho Somoza).
La Nueva Sabia, arribó con algunos intelectuales formados en Universidades de la culta Europa, a partir del mayo parisino, traían consigo la experiencia de vivencias genuinas, protagonizadas por jóvenes generaciones de protestatarios a favor de la renovación de las viejas estructuras de la pos-guerra. Como: La Revolución de los Claveles en Portugal, al influjo teórico de un jóven Coronel filo-maoista, Otelo Saraiva de Carvalho. La Primavera de Praga, con su héroe autoinmolado a lo Bonzo, el estudiante Jan Palacha. La Resistencia Antifranquista, con el aurea de martires, como él militante Catalán Salvador Puig Antich, o los estudiantes del FRAP, ejecutados en los epílogos de su dictadura. La descolonización africana a marchas forzadas de los últimos condominios blancos, que llenarón el continente negro de dictadorcillos a cada cuál más megalómanos. La entrada triunfal de las huestes famélicas y disciplinadas de los jóvenes del Viet-Cong a la ex Saigón. Y, finalmente, la caida de las dictaduras militares del sub-continente, en una especie de efecto dominó, al socaire de experimentos sociológicos de lo más variopintos, que entre ante-proyectos generadores de sociedades virtuales, y otros, serios, que ganarán el respeto del concierto de naciones cultas de occidente, harán más patente que nunca, la ”Enteléquia” de la integración continental. Rememorando el lamento del génio juramentado en el Aventino, al bajar a su sepulcro en Santa Marta Alejandrino: “ È Arado en el Mar!”.
El Secretariado de Los Doctorcitos. Evidente, ese fué él nominatívo del primer Secretariado Orgánico de la Rosa Montecinos, debido a sus ilustres diplomados, como el politólogo Raúl Ruiz –camarada Suslov-, llegado de París, despues de un ciclo de conferencias en catedras libres. La Dra. –Pañi Doktorka- , egresada de la Universidad Carlovo de Praga, y él jóven médico Arzov Quiroga, formado en la Autonoma de Barcelona. Los tres tenían en comun, entre muchos otros méritos, el haber bebido el marxismo de sus fuentes genuinas, como materia de Claustro Universitario.
Así, la Celula centro su accionar en él debate doctrinario sobre las bondades del experimento suicida: La fagocitación de las bases del MNR para la revolución, bautizada por sus mentores como: Alianza de Clases. A pesar de haber advertido de las concecuencias negativas del proyecto en cuestión, se trabajó a fondo en la contienda electoral, mostrando una modalidad inédita, los murales de propaganda y mensaje al mismo tiempo, una especie de hibridaje entre los frescos mejicanos, y los de la brigada Ramona Parra de Chile, el proceso siguió su curso, y el efecto retardatario de la Alianza de Clases, fué a la inversa, como se les advirtió. La historia siguió su curso dejando el bagaje de lecciones más negativas que positivas.
Donde La Rosa Montecinos se jugó su razón de ser –se mojó los cojones-,fué en la presidencia corta y aleccionadora de la Sra. Lidia Gueyler Tejada.
Sin ánimo de exagerar, sostenemos que fué uno de los momentos más lúcidos en la turbulenta historia de los fenomenos sociológicos del siglo pasado.
Una mujer de la pequeña burguesía, bragada en las luchas clasistas sindicales, ilustradas en las viejas escuelas anarco-sindicalistas italianas é ibéricas, toma el poder para intentar revolucionar la historia a partir de la participación integral de la mujer, en un medio podrido del machismo más arcaico, patriarcal y paternalista, propio de sociedades simples y ralentizadas por la pobreza y la ignorancia.
Entonces, como nunca se dieron cita los ”titulados intelectuales” a poner sus conocimientos al servicio del manejo de la cosa pública.
Se cuenta, que el jefe de personal del Ministerio de la Vivienda, a cargo del profesor Higueras del Barco, practicamente empapeló su diminuto despacho, con los certificados de los cursos que hizo en sus años de exilio europeo. El cda. Suslov, pasó a ocupar un Curul en el Senado. La cda. Pañi Doktorka, fué la Acesora de la Comición de Salud de La Camara Alta, implementando proyectos de promoción de la mujer, a partir de su rol en la producción y la planificación familiar en parametros de puericultura científica y contemporanea.
En otro orden de cosas, la Prefectura de Cochabamba, creó el Departamento de Vinculación Provincial, convirtiendo en su Director-Burócrata, al otrora ejecutivo de la FES valluna, y en Sub-Prefectos a varios de los miembros de la Rosa Montecinos, citaremos a algunos de ellos: Nelsón Eguez, se hizo cargo de la Sub-Prefectura de Vila-Vila, la provincia de su familia materna. El ”Perone” Mustafá, fué nombrado autoridad en Sacaba, siendo oriundo del oriente de Comarapa, no hablaba el quechua, y hubo que improvisar un item de traductor. Otro nuevo Sub-Prefecto en Tarata, fué el jóven arbieteño Juan Pedro Amurrio, recién llegado del exílio de algún país antillano, sorprendió a todos con ese gracejo propio de los caribeños.
Los demas, fueron de una ú otra manera participes del proyecto, en el entendido de que no se trataba de un asalto a fuentes de trabajo del estado; sino, una labor de concientización agrária, y por lo mismo con plazos puntuales y determinados en el tiempo, incidiendo en la comprención de la democrácia, sujeta a diferentes interpretaciones, cada cuál a más estrecha, pero no por eso mejor.
Los otros, “los putchistas”, se farrearrón el proceso, los nombraremos, no por inportancia que no la tienen, sino para graficarlos en su oportunismo, como el grupo conocido por ”los holandeses” que medrabán de un financiamiento desarrollista del gobierno de Holanda, y ciudaban su proyecto, los de la Universidad: Jovero, Roto y compañia, tenían como único objetivo afianzarce en puestitos administrativos de San Simón, y, el Prefecto de la época, menuda ficha, un abogadillo oscuro emigrado de las minas, conocido en el medio de tinterillos como: Negro B. , su norte era huir de la miseria en la que creció, lo logró, y al primer estornudo de Meza apareció en Lima. Todos estos se venderían al mejor postor.
Por esa razón, y en un afán meramente reivindicativo, a los que verdaderamente le pelearón a las dictaduras, dejando sus mejores años. La Rosa Montecinos, decidió como un último homenaje a esa gesta y sus héroes, sentarles la mano a esta banda de Putchistas, reorganizando las celulas provinciales y plantandoles cara en el Congreso Departamental.
La victória fué total, tanto así, que se les borró del regional valluno y luego se les expulsó, la intención era plantear una nueva organización, pero el tiempo tenía otros planes más inmediatos, como él golpe de los narco-militares con los Luises a la cabeza.
Así, se truncó un nuevo capítulo de lo que presumiblemente se asuma como la época de la desilución de la lucidez ideologica
La Rosa Montecinos, fué ante todo una Convivencia Comunitaria Juvenil de pequeño burgueses ilustrados. Donde era deber militar junto a la esposa, novia, amiga ó hermana, tambien ellas participaron de muy buena gana en el intento libertario, y comprobaron que él ser “libre pensador insubordinado”, no era cosa de malos, sino de quienes buscaban la verdad, evadiendo los sombrios pasadizos del embuste cavernario.
Se tuvo confraternizaciones en el Rosedal de Cala-Cala, comidas totémicas en la Quinta del Dr. Yapura, tertulias en lugares selectos del Prado, el Mirador de la Taquiña o los jardines de Portales, así como excurciones de antología.
Se anudó esa bonita camaradería a travez del ”compadrazgo”, esa relación familiar heredada de la colonia, y que unió a todos esos valientes Condottieros, hasta el ”salvece quién pueda”, del golpe militar del 16 de Julio de 1980, Día de la Virgen del Carmen, tambien en el Bristol.
Por eso, a pesar de la amnesia patológica de la negación, abriremos siempre nosotros las rutas de la memoria, que viaja en el sobrecargo de nuestro equipaje de los recuerdos, para habilitarla ante la historia.

”Cada uno es como Dios lo hizo. Y aún peor muchas veces”.
M. de C. y Saavadra.

Ciudad Condal – Paseo de la Castellana
Verano del 2003
Ricardo Raúl Cauthín Aramayo-Florez

Categories: Antología social Taggar:
Kommentarer är avstängda.