Hem > Antología social > Playa Azul II

Playa Azul II

maj 8th, 2008

Trilogía

Que es la Patria?.
La patria no es un pedazo de tierra; sino, un régimen político, una moral, una tradición,
una ley, una religión.
Si cambian estos argumentos entonces, no hay patria!.
Coblenza del Exilio
18 Brumario

Homenaje a Cochabamba

Las contadas noches que me desvelo en la obscuridad de Playa Azul, la celda de los intelectuales, hasta la madrugada intempestiva y maldita que me levantan de la payasa para enviarme al confinamiento de la selva, estoy haciendo mi ajuste de cuentas privado solo mio, mientras los demas compañeros de cautiverio duermen, unos roncando como en un concierto de aserradero, otros hablando dormidos ó emitiendo quejidos nombrando quizas a sus mujeres ó simplemente liberando flatulencias, que tambien somos humanos.
Así pues, desilvano el rollo de polietileno de mi pelicula, para rebovinarlo poco a poco y de esa manera trato de encontrar una explicación coherente al por que estoy purgando en esta prisión y lo más triste causando el sufrimiento y el dolor a mis seres más queridos.
Entre las brumas de mis recuerdos, se habre paso con nitidez el génesis, el principio de todo, el pecado original, la madre del cordero y sin lugar a retruque, este radica en los Circulos Culturales del Valle Alto: Tarata, Punata, Cliza, Araní y Arbieto.
Los jovenes colegiales de esa época, ingresamos en estos circulos obececiendo de manera instintiva a un llamado de rebeldía juvenil, de protesta, de contestación natural al despotismo paterno, al control de la iglesia y la sociedad pacata de provincias, sociedad cerrada, feudal, autentica camisa de fuerza para espiritus libertarios como los nuestros.
Innegablemente, en estos circulos culturales se priorizaba con vehemencia la lectura de cuanto libro se pudiera lograr legal ó ilegalmente, estos últimos eran los censurados ó prohibidos por el clero y el conservadurismo de las familias, si bien ilustradas, no por ello ancladas en un pasado”carca”.
Por lo mismo, estos libros eran apetecidos por nosotros, ávidos de succión, conocimiento, investigación, curiosidad y espanto al mismo tiempo.
Nuestro contacto clave era don Jacobo Armalí, un judio viejo de vocación librero de viejo y gracias a él pudimos leer a plenitud a libros y escritores “malditos” como José Maria Vargas Vila, Tristan Maroff, Jean Paul Sartre, El Marquéz de Sade, Antonio Gramsci, asi como El Manifiesto Comunista , Cartas de Engels o Das Capital entre otros.
Lueguito. Allelluya!. A la ciudad:
Ho! Cochabamba querida,
ciudad de mágico encanto
te doy entera mi vida
en este mi humilde canto.
Por fin! libres de papá nos instalamos en la ciudad para concluir el bachillerato.
Cochabamba?. Como era Cochabamba.
Hostías!. Era una ciudad soberanamente provinciana y nostálgica de su pasado de Villa de Oropeza.
Su norte terminaba en la plaza de Cala-Cala y luego emergían sus verdes campiñas que se llenaban de urbanitas y turistas de todo pelaje los domingos en la tarde, a disfrutar de los afamados chicharrones de puerco cebado, degustados con garapiña ó sendas totumas de sabrosa chicha valluna rebosadas de tamales o frutillas, dependiendo del ardor que producia la exquisita llajua elaborada con locotos bravos de Comarapa y quillquiña.
A la sombra siempre generosa de un algarrobo, un tacko, un sauce llorón ó un duraznito.
Al sur, la ciudad mostraba una decorosa decadencia en paisaje y paisanaje hasta la altura del cementerio público o la Waca Playa, donde se daban cita en la feria de los sabados ganaderos vallunos para el negociado, sacrificado y challado de reses y cebus medio pelos.
Al este la villa languidecía en la misma pista de aterrizaje en el aeropuerto Jorge Wilsterman, justo en la frontera con Jayhuayco.
Y al oeste, exactamente a los pies del cerro San Pedro, detras de los predios de la Universidad.
Y si algun día o Tunari
quiza de tí yo me alejo
no te olvides vida mía
de este hermoso taquirari.
El parque motorizado era reducidicimo, por lo que no había exeso de smog y la naturaleza se mantenia limpia y diáfana, las gentes de todas las edades y condición social, usaban la bicicleta para trasladarce a sus actividades cotidianas.
Si hasta el Prefecto o el Alcalde en un derroche entre ecológico y politico dejaban sus coches oficiales en los meses del bochorno, para darce unas pedaleadas a sus olimpos burocráticos.
Entonces, el paisaje natural de los alrededores era eso que diría un poeta acertado: Jardin Eterno. Se quería y respetaba las zonas verdes autenticos pulmones de la ciudad.
Al situarce el visitante o el iniciado en el mirador de la Taquiña, podia contemplar en lontananza el centro colonial, que partiendo de su ombligo de la Plaza de Armas se ramificaba en avenidas acépticas y arboladas, edificios más bien bajos, y ese cielo celeste puro y limpio, que dejaba entrever la eterna lágrima de nieve en el último picacho de la cumbre del Tunari, y con un poco de suerte, emergía volando majestuoso en las alturas de su soledad cósmica, la mascota de la Universidad, el condor Arturito, bautizado así en homenaje al rector de nuestra casa Mater de Estudios, la UMSS, el Dr. Arturo Urquidi.
Hermosa tierra valluna
de verdor incomparable
tienen tus noches de luna
un encanto admirable.
El rio Rocha recien canalizado, mostraba su cauce efímero y tacaño en los meses secos del invierno; pero en las épocas de las lluvias monzónicas, era Dios mio, tormentoso, con turbiones de salidas de madre, impetuoso é indomable como sus heroinas de la Coronilla.
El aniversario departamental y el día de la Madre, eran fiestas dignas de vivirlas y guardarlas para el recuerdo. Así en el ”Día de la Madre”, se recibía la visita del presidente del país, su esposa y gran parte de su gabinete ministerial, que por esas casualidades de la política, eran casi siempre ”llajtamasis”: La Intelligentzia khochala.
Nuestro aniversario, el 14 de Septiembre, era motivo de la llegada de delegaciones del interior y los hijos pródigos del exterior desde: Brasil. La Argentina, Chile o EEUU, y que no se diga, tambien desde la Europas o el Japon, que por algo los genuinos cochalas somos eso: pateperros o judios herrantes por el ancho mundo.
Pero lo más hemocionante de nuestras fiestas septembrinas, era que duda cabe: La Serenata Cochabambina; por ser la vispera intima de nuestra seña de identidad, expresada en la personalidad y carisma del revolucionario auténtico, el criollo tarateño Don Esteban Arze, esencia misma de la misogenación sin complejos históricos, de dos razas y dos culturas a ambos lados del Atlántico.
Por esa misma razón, la Serenata se vestia de un cariz liturgico, y sobre todo por la presencia romántica y fraterna de la diva de la canción oriental: la gran Gladys Moreno.
Esta señora del pentagrama musical del valle y el oriente, de cachuela y estancia, de hamaca y tajibo, de buri y taquirari, en fin, melaza y siringa, romance puro y duro, nos hacia el honor de deleitarnos con su cadenciosa y cálida voz en las vísperas de nuestro onomástico departamental.
El rio Rocha turbión
guarda tu hermoso verdor
tierra que eres de tus hijos
su orgullo y su tradición.
Por eso, resulta deprimente pensar que esa ciudad de ensueño, un par de decadas despues, se trastocara en una ciudad agresiva por lo agredida, violenta por lo violentada por los nuevos detritus urbanos y la migra andina, que empezarían a colgar sus chabolas en las colinas verdes como Wayra Ckasa, Cerro Verde, el Solterito o lotearce a diestra y siniestra las pampas secas de arena colorada de la zona sud de Lajma, todos estos bolsones de miseria, sin Dios ni ley.
Pero esa es otra historia, de la que no vale la pena escribir, por que sale espuma.
Por ahora, volvemos a la atmosfera valluna de las decadas más bellas del siglo pasado, 50-60.
Décadas de una sociedad abonada para el deleite de los espíritus ilustrados de la juventud estudiosa.
Por esta formidable motivación del medio, los Circulos Culturales, fuimos protagonistas de cuanta actividad se realizaba en el contexto del saber y el deporte, v.g..
Ganamos los Juegos Florales sobre la vida y obra del poeta nacional dn. Franz Tamayo. El concurso de periodicos murales sobre la guerra del Viet Nam, auspiciado por la Facultad de Derecho.
Teniamos los mejores deportistas, como el campeón de fondo, “Lorito” Anzaldo, el tri-campeon de la vuelta ciclista al valle, “Chaby” Muriel, y el ganador de raidismo tortuga Rolando Sequeiros “Seque”.
El cronista de nuestros más aciertos que desaciertos culturales, era Don Aurelio Angulo, corresponsal de la revistas URSS y RDA, amen de otras publicaciones del llamado Campo Socialista, en su calidad de presidente de la Asociación de Amistad de los Pueblos Filial Cochabamba, de su pluma y su camara fotográfica, salieron reportajes puntuales sobre nuestros campeones y nuestro accionar cultural con una frecuencia regular, tanto asi que llamó la atención de la prensa del departamento.
Tambien fundamos el conjunto de percución y animación Los Gibaros Inn.
Fuimos uno de los primeros colectivos juveniles de motociclistas, inspirados en el film de la época Nacidos para Perder, con nuestros bólidos a escape libre atronábamos las avenidas Ballivian y Bolivar hasta la plaza de Cala-Cala, barreando a muchachitas que sentadas a la grupa de las motos, se les subía la minifalda hasta medio muslo, dejando entrever las braguitas de colores, para luego sentarnos a beber unos porrones de cerveza malta en los bares del Prado.
O sea que viviamos nuestra juventud a nuestro aire, una vez superados los controles rígidos paternos y entrando a la verdadera adolescensia.
Que nos inpulsa a actuar en política abiertamente, a pasar de la tertulia de café a la acción, de ese limbo de bom-vivants a la agitación juvenil, é incluso más allá, como el caso de Chané en Santa Cruz o Huertamayu en el valle alto?.
Sin lugar a duda son dos hechos capitales en nuestras vidas de hijitos de papá, de culitos blancos, y ambos suceden en un mes señalado en el calendario universal de acontecimientos históricos: Octubre.
El primero; en una de nuestras acaloradas tertulias en el Crillón en una madrugada septembrina, decidimos conmemorar el aniversario del octubre bolchebique de La Soyuz Sovietskij Sotsialisticcheskij Respublik, ocupando la amplia explanada de la avenida Aroma entre estación central y la plaza San Sebastián conocido com El Maracanito, por que en su henorme superficie se celebraban partidos de futbol entre estudiantes y por apuestas pecuniarias, todas las santas noches, aprovechando las dimenciones del lugar y la magnifica iluminación gratuita.
Pues bien, nosotros los defensores de causas perdidas, pintamos en ese totémico campo de futbol, un tambien totémico mural con la hoz y el martillo, que hizo al día siguiente los comentarios y las delicias de la izquierda y los resquemores del régimen, que empezó a olfatear nuestros circulos culturales.
Lo segundo y definitivo, fué cuando dos de nuestros miembros se recogían de una de tantas tertulias llevando consigo un par de bolsos con revistas, afiches y panfletos de actualidad estudiantil de Latinoamérica y Europa, y fueron interceptados por la ronda de carabineros precisamente en las inmediaciones del Maracanito rumbo a la avenida Siles, lo que supone que la zona estaba siendo vigilada, estos dos jovenes eran: Pedro Candia dueño de la ensambladora de buses urbanos, y Rolando Sequeiros propietario de una consultora de finanzas, dos chicos con antecedentes más que solventes en lo social y económico, pero que de todas maneras el Ministerio del Interior hizo los trámites judiciales por la via rápida, y en menos de lo que canta un gallo, pasarón a la carcel de San Sebastian, acusados de conspiración.
La cosa no acabó ahí, por desgracia uno de ellos tenía el nombre de Edgar Barriga “El Flaco” estudiante y lider de la Facultad de Derecho, inmediatamente allanarón su domicilio y se equivocaron de piso entrandose al departamento de Don Aurelio Angulo nuestro cronista, quien tenía en su vivienda las resmas de las revistas de las cuales era corresponsal, y las tenía en su ropero y bajo la cama por motivo de espacio, los dos tambien fueron a dar con sus huesos a la carcel, todos ellos como reos rematados y acusados de conspirar contra el General Barrientos y ademas pagados por el comunismo internacional , y sino, que lo desmienta el material requisado en la vispera: libros, revistas, cultura, en definitiva puro pensamiento, dinamita pura.
No había vuelta que dar; sino pasar a la acción, el régimen nos había tocado donde más dolernos podía en nuestra condición de libre pensadores, de contestatarios de su reino de pesadumbre.
Al sentir en el cogote el aliento de la policia política de la dictadura, lo primero que hicimos fué desdoblar el circulo para volverlo más efectivo y blindarlo hante la repreción.
El circulo anterior o madre llevaba el nombre del heroe del asalto al Moncada en el julio habanero del 53, hecho este que ya incomodaba al aparato del partido influido por conveniencia por una corriente obrerista y lumpen.
No obstante, el nuevo circulo formado por los más jóvenes conocidos como los rabanitos, adoptamos el nombre del martir de Ñancahuazú más por identificarnos con su rebeldia que ante cualquier otra concideración de táctica o metodo de lucha, simplemente eso la rebeldía, ese mero hecho, parece que colmó el cretinismo del aparato y su jefe el Motete, quién nos acusó de: Aventureros Pequeño Burgueses Foquistas, y nos amenazó con bajarnos a la Comición de Control de Cuadros, sino cambiabamos el nombre ipso-facto.
Afrontamos a la Comición de Control de Cuadros é hicimos prevalecer nuestro derecho de llamarnos como nos viniera en gana, por no estar supeditados a las prebendas del aparato del partido, es más, les amenazamos con irnos pa´l carajo. Total nosotros no perdiamos, no andabamos detras de becas, viviendas ú otras prebendas partidarias.
Al contrario, aportabamos de nuestros bolsillos los dineros de la mesada de nuestros padres, nuestro tiempo en demasía y como no tambien talento.
El aparato perdió, volvimos al circulo no cambiamos de nombre ni de nada, al contrario se nos tomó en cuenta y de manera muy seria para un evento posterior que tendría consecuencias de luces y sombras en los años venideros.
De todos modos ya pensamos organizarnos y actuar de manera independiente a la camarilla de meapilas pagados y mantenidos con los dineros del llamado internacionalismo proletario, procedentes de paises socialistas y menejados de manera indiscrecional por su jefe el Mote.
Bueno, basta por esta nueva noche enchironado en La Central paceña.
Cierro esta sección de terapia noctámbula en Playa Azul, la celda de los intelectuales, siempre tratando de conciliar el sueño.
Sueño que no quiere venir, se resiste, es el maldito insomnio, y así será por el resto que me queda de vida, lo que mé obliga a usar y abusar de los somniferos y una variopinta colección de apiaceos, joder!. Que hostia.
Todavía debo parir la tercera parte de esta trilogía, que se le va a hacer, honestidad histórica obliga. Amen!
Buenas noches.

Carrer Sant Jordi
Ciudad Condal
Germinal del 2004
Ricardo Raúl Cauthín Aramayo-Florez

Categories: Antología social Taggar:
  1. maj 15th, 2008 i 07:31 | #1

    Querido don Ricardo, he leido con bastante interés el fragmento,todavia habemos unos cuantos que aman a su patria, y no aceptamos que nos tapen los ojos y no permitiremos que ningun infliz croata o ustachas a este inofensiva y amorosa bolivia. Hernan

  2. maj 15th, 2008 i 07:31 | #2

    Querido don Ricardo, he leido con bastante interés el fragmento,todavia habemos unos cuantos que aman a su patria, y no aceptamos que nos tapen los ojos y no permitiremos que ningun infliz croata o ustachas a este inofensiva y amorosa bolivia. Hernan

  3. Ricardo Raul
    maj 16th, 2008 i 10:30 | #3

    Al lector Hernan
    Gracias por visitar mi página.
    No encuentro relación en lo que Ud. plantea y la temática de mis Relatos Reales.
    Aunque a manera de información, le paso el dato de que uno de los individuos de la nacionalidad que Ud. señala fué nuestro verdugo. Nos presiguió hasta bajo las piedras, y no paró hasta vernos entre rejas. Le hablo del tenebroso hombre fuerte del banzerismo en Cochabamba: Milivoy E.
    Este sujeto se sebó contra jóvenes ediealistas que estoy seguro sentían eso: Amor por su Patria.
    Siempre dispuesto a rescatar la memoría histórica.
    Ricardo R. Cauthín A-F

  4. Ricardo Raul
    maj 16th, 2008 i 10:30 | #4

    Al lector Hernan
    Gracias por visitar mi página.
    No encuentro relación en lo que Ud. plantea y la temática de mis Relatos Reales.
    Aunque a manera de información, le paso el dato de que uno de los individuos de la nacionalidad que Ud. señala fué nuestro verdugo. Nos presiguió hasta bajo las piedras, y no paró hasta vernos entre rejas. Le hablo del tenebroso hombre fuerte del banzerismo en Cochabamba: Milivoy E.
    Este sujeto se sebó contra jóvenes ediealistas que estoy seguro sentían eso: Amor por su Patria.
    Siempre dispuesto a rescatar la memoría histórica.
    Ricardo R. Cauthín A-F

Kommentarer är avstängda.